El arquitecto valenciano Vicente Guallart comienza a construir un puerto con estructuras bioclimáticas en Taiwán

El proyecto del puerto turistico Fugee incluye la reurbanización del puerto y la construcción de un mercado del pescado y una zona de restaurante

El proyecto del puerto turístico Fugee incluye la reurbanización del puerto y la construcción de un mercado de pescado y una zona de restaurante

BDRD.info | 11/02/2009

El arquitecto español Vicente Guallart participará hoy en la ceremonia del inicio de la construcción del puerto turístico Fugee, en el extremo norte de la isla de Taiwán.

Resultado de un concurso internacional que éste ganó hace cuatro años, la obra incluye la reurbanización del puerto y la creación de un mercado de pescado y una zona de restaurante. La  construcción se realizara a través de unas innovadoras cubiertas bioclimáticas, que permiten crear un microclima a partir de una gran superficie de sombra y el aumento de la velocidad del viento por medio de unas chimeneas de ventilación. Este proyecto, que propone reinterpretar la tradición constructiva taiwanesa, está destinado a mejorar las infraestructuras turísticas en Taiwán, donde se espera gran número de turistas provenientes de China. Se estima que las obras se prolonguen durante los próximos 18 meses.

Además, Guallart tiene en construcción la reforma del frente urbano de Keelung, el puerto de Taipei, en el que desarrollará una nueva plataforma frente al mar que creará un espacio público en la zona central de la población.

Vicente Guallart es una figura emergente internacional que cuenta también con varios proyectos en España, como la construcción del barrio Sociópolis en Valencia; unas viviendas universitarias en Gandía; el Paseo Marítimo de Vinaroz y un puente en la misma localidad; el Ecobarrio tropical en Motril (Granada), y el que será el primer barrio “emisiones cero” de España en Sant Cugat del Vallés (Barcelona).


Un centro cultural y un parque en Teherán y un complejo turístico en Lyngen

El proyecto del parque “Cultural Gate to Alborz” gira en torno a la relación entre la ciudad de Teherán y las montañas de Alborz, por las que discurria la ruta de la seda

El proyecto del parque “Cultural Gate to Alborz” gira en torno a la relación entre la ciudad de Teherán y las montañas de Alborz, por las que discurría la ruta de la seda

Guallart acaba de firmar un contrato con la ciudad de Teherán para el desarrollo del proyecto de un centro cultural y un parque llamado “Cultural Gate to Alborz”. La propuesta consiste en definir la relación entre la ciudad de Teherán y las montañas de Alborz, que son la cuna de Irán, por las que discurría la ruta de la seda.

Además, en los próximos días, este arquitecto valenciano afincado en Barcelona viajará a  Lyngen (Noruega), donde está desarrollando, a partir del impulso de los agentes sociales locales, un complejo turístico que incluirá una terminal para cruceros, un hotel excavado en la roca, y un complejo científico-cultural situado sobre una montaña, conectados todos ellos por un tren subterráneo. El proyecto será autosuficiente desde el punto de vista energético, a partir de la combinación energía eólica, marina e hidráulica.

Anuncios

Arquitectura y urbanismo en la China de hoy

Calle de Canton - copyright: Mission 21 BMA

BDRD.info | 4/11/2008

Con una población superior a la quinta parte de la humanidad y una extensión equivalente a la de Europa, China experimenta un proceso de cambios profundos que no sólo afectan a su paisaje urbano, sino también a su economía, la política, la sociedad, la comunicación y la cultura. Ésa es la realidad de la China de hoy en día, que se analizará dentro del ciclo China. Miradas sobre la transformación de un imperio, que se inaugurará el próximo jueves 6 de noviembre en el Centre de Cultura Contemporània de Barcelona con la conferencia Entre la euforia y la desolación. Arquitectura y urbanismo en la China de hoy, a cargo de Frédéric Edelmann, crítico de arquitectura de Le Monde.

A este ciclo de conferencias, que se celebrarán todos los jueves de noviembre, se suma también una exposición del mismo título, comisariada por Edelmann, y cuyo objetivo es presentar la realidad de la ciudad de ayer y de hoy en cuatro de sus dimensiones: urbanismo, arquitectura, paisaje e infraestructura. Será, asimismo, la ocasión de confrontar esas realidades con el imaginario chino y occidental, así como con mecanismos cercanos a la información o la propaganda.

La muestra

La exposición En la ciudad china. Miradas sobre las transformaciones de un imperio, organizada por la Cité de l’Architecture du Patrimoine y el Centre de Cultura Contemporània de Barcelona, se apoya en la presentación de documentos arqueológicos, obras de arte, maquetas, imágenes de archivo y creación contemporánea. El recorrido expositivo, unificado por la noción de cambio, se descompone en una docena de espacios autónomos vinculados, ya sea a una palabra o un concepto chino, ya sea a una ciudad que será presentada a través de una de sus principales características, en que destaca especialmente el Pekín actual en pleno proceso de desarrollo urbano centrado en los Juegos Olímpicos.

Así, algunos de los ámbitos de la exposición serán: Jardín, Carácter, Tierra, Agua, Fengshui y Construcción/ Destrucción. Y entre las ciudades representadas encontramos: Suzhou, Xi’an, Chongqing, Cantón, Shangái y Pekín.

La obra cinematográfica toma, en este contexto, un relieve especial. Cinco directores de cine chino aportan a la exposición un punto de vista de cineasta sobre cinco ciudades que marcan el itinerario de la muestra.

Frédéric Edelmann

Además de trabajar como crítico de arquitectura en el diario francés Le Monde, Edelmann ha sido comisario de múltiples exposiciones, entre las que destaca Chicago Architecture, en 1985. Ha sido galardonado con el Gran Premio Nacional de Francia de la crítica de arquitectura en 1990, y con el Ciudad de Barcelona en 2005. Es autor de numerosas publicaciones sobre arquitectura como Créer la ville: paroles d’architectes (Aube, 2003), y de artículos sobre ciudades y arquitectura china. Desde 1998 participa en el Observatorio de Arquitectura de la China Contemporánea de París.